• Inicio
  • Cursos y talleres
  • Temas de interés
  • Artículos
  • Contacto
 
 

 

   
 

"Hay que quitarse el espíritu de víctima"

 
ALEJANDRA STAMATEAS/GURÚ DE AUTOAYUDA

 

Alejandra StamateasJunto a su esposo transforman en best seller todo lo que escriben y el apellido es casi un sinónimo del género de autoayuda.

Casada con Bernardo Stamateas desde hace más de 20 años y con quien comparte la tarea pastoral de la iglesia Ministerio Presencia de Dios, Alejandra logró su propio público al concentrarse en los problemas de la mujer y la familia. Licenciada en Teología y maestra, es autora de decenas de libros, publicados en más de 10 países, donde también brindó sus conferencias, tuvo gran difusión a través de su programa en Utilísima y canal 9.

Directora de MUFUVA Mujeres Fuertes, como invitada del Pro San Juan, Stamateas brindará hoy una de sus charlas en la provincia (ver aparte) y en conversación con DIARIO DE CUYO analizó este fenómeno que protagoniza junto a su marido.

-Les hablás a las mujeres fuertes.

-Sí, una mujer fuerte sabe que se puede caer en la vida cometer errores, que tal vez hizo cosas equivocadas, que las traicionaron pero que se vuelven a levantar. Eso es una mujer fuerte, no una que tiene como un blindex y las balas no pasan, eso es mentira, las balas pasan, llorás, te angustiás, pero sin embargo decís tengo que vivir bien y tengo que salir adelante.


-Diste conferencias en otras ciudades de Latinoamérica, ¿cuáles son los problemas comunes?

La insatisfacción es una, mujeres insatisfechas con su vida. Esa insastifacción trae malestar, bronca, depresión, el otro gran problema es la violencia , mujeres que sufren violencia emocional, física y también económica. El tercer punto, problemas afectivos, mujeres que no saben cómo encarar la vida de pareja. Si hay algo que no funciona en nuestra vida los únicos responsables de hacer que funcione somos nosotros. Es lo que vengo enseñando a las mujeres hace más de 15 años, hay que quitarse el espíritu de víctima; el "no puedo', "soy solita'; "a mí nadie me ayuda'.


-Sus libros son best seller, ¿cómo analizan ese fenómeno?

-Cuando escribimos es para que el libro sea una motivación nada más, el libro es un puntapié nada más. La pasión está dentro de la gente, puedo leer un libro y que no me pase nada. Pero el que quiere salir adelante, quiere hacer un cambio va a leerlo y algo se le va a activar internamente. Nuestros libros tienen que ver con las charlas que damos, reflejan eso. Por ahí que la editorial lo encasille dentro de autoayuda, es como la editorial se maneja, para nosotros es una motivación para el alma y para muchos una motivación para el espíritu.


-¿Sentiste el prejuicio sobre que una mujer sea gurú de autoayuda?

-Sabés que no, porque primero tuve que romper internamente con esa lucha si es que me iban a aceptar o no, una vez que trabajé internamente con eso, me puedo parar en escenario y hablarle a cualquier público. Me hace feliz, me gusta escuchar las historias de vida de la gente. Quizás hubo prejuicio, en algunos hombres y algunas mujeres, porque a veces las mujeres somos más machistas a veces. Pero creo que la mayoría de la gente esta aceptado lo que esta pasando y que necesita alguna palabras de motivación. Las cosas están cambiando porque los hombres se acercan para aprender un poco más de las mujeres. Además se acercan con cuestiones que no pueden compartir con nadie porque el mundo emocional al hombre le está vedado, ¿no?


-¿La imagen de éxito que proyectan, también ayuda a que la gente los elija?

-Yo creo que esto es de boca en boca, cuando a la gente le hace bien, cuando la gente empieza a aplicar pequeñas cosas que se le activan, dejan de estar dormidos, lo van contando a otras personas. Y la misma mujer, que es algo que yo les enseño, se transforma en una maestra de otros, ya no es lo que dice Alejandra, es mirá lo aprendí, aplícalo vos.


-¿Sintieron que la gente los sigue más allá de ser pastores?

-La gente necesita urgentemente que alguien este al lado, esos mentores. Necesitan acercarse, tener una mano, lo reciben, no importa que seamos pastores, no importa de la religión que seamos, recibe esa motivación que estaba necesitando. Y este es un cambio muy grande en Argentina, porque antes era muy difícil que un pastor pudiera salir en televisión, o que una empresa te invitara a dar una charla, las cosas han cambiado y eso habla de un crecimiento y una madurez a nivel social.

Fuente: http://www.diariodecuyo.com.ar/home/new_noticia.php?noticia_id=613763

 
 

www.cursoseduardobuero.capacitacioncobranzas.com

 
 

Diseño web Argentina Posicionamiento SEO  Otros trabajos de diseño web