• Inicio
  • Cursos y talleres
  • Temas de interés
  • Artículos
  • Contacto
 
 

 

   
 

El yo negativo y el yo positivo

 

El yo negativo y el yo positivo

El yo negativo y el yo positivoEn un antiguo libro titulado “La historia mágica” aprendí una idea que me pareció fascinante, la idea de que en cada ser humano hay dos entidades, la entidad negativa y la entidad positiva.
 

Esta idea también tenía otros contextos en los cuales no podían estar las dos entidades ocupando el mismo cuerpo en el mismo momento; también había en ese maravilloso libro otras presuposiciones en las cuales las actuaciones de las dos entidades eran completamente diferentes, tanto en palabras como en actitudes y por supuesto, los resultados que lograban para sí mismos y para los demás podían ser peligrosamente desastrosos si la entidad negativa era la que gobernaba la individualidad de la persona; en cambio, si la entidad positiva gobernaba, producía comunicaciones sensatas, resultados positivos para todos y éxito en su actuación, éxito real y sustentado por la entidad positiva que gobernaba a dicha persona.


La entidad negativa actuaba siempre de forma falsa y despreciable aunque intentaba siempre aparentar serenidad y positividad por que la entidad negativa se sustenta en el odio, en el rencor, en el pasado y todo lo que iba buscando en su actuar era alguna forma de hacer algo bueno que casi siempre le salía mal, por no poner buena actitud y actitud sincera en ello y tal es el caso de los muchachos que se van a estudiar con una mala cara o una mala actitud; en cambio, en la entidad positiva, la actuación es diferente, se concentra en crear metas claras y precisas y en disfrutar de la realización de las mismas; vive aprendiendo, adquiriendo conocimientos y sanando sus emociones negativas y sustituyéndolas por emociones positivas, completas y universales donde su alegría se sustenta en la unidad de la familia y no en la derrota de alguna parte de la misma.

Se puede apreciar claramente en el hogar, cuando las entidades negativas se están comunicando por la discordia y la pelea que generan que es la principal muestra de que las entidades negativas están en acción; en cambio, cuando las entidades positivas están en comunicación hay entendimiento, hay sinceridad, hay acuerdos y una relación familiar que tiende al perdón, al re-entendimiento y a la actitud positiva sincera y profundamente aceptada.

Cada cual puede darse cuenta en su hablar de cuál es la entidad que está actuando en ese momento en su vida y si descubre a la entidad negativa en acción podrá cambiarla por la entidad positiva y sustituir la destrucción por el crecimiento, los errores por los aciertos y la desdicha de la negatividad por el agua cristalina de la sinceridad existencial y ¿cómo se hace?, con una decisión, con una simple decisión que escribirá diez veces para recordarla y para sostenerla por el resto de su vida; nos vemos en el artículo de mañana.

Sugerencia para tomar en cuenta: Con ayuda de la experiencia se pueden borrar todas las sensaciones dolorosas de origen emocional que están ancladas y ocultas en lo profundo de nuestro cuerpo físico.

Afirmación para sentir fe y esperanza: “¿Qué tan feliz me sentiré cuando borre todas las sensaciones que no me dejan ser feliz?”

Nota importante: Los programas de cambio y mejoramiento de las conductas de once días producen personas positivas y sensatas capaces de responsabilizarse de sus vidas y de sus estudios o de sus asuntos con las habilidades mentales y corporales que se aprenden.

Los problemas sólo se resuelven cuando se los afronta con seguridad.

El Diario

 

 

Fuente: http://www.fmbolivia.net/noticia61164-el-yo-negativo-y-el-yo-positivo.html

 
 

www.cursoseduardobuero.capacitacioncobranzas.com

 
 

Diseño web Argentina Posicionamiento SEO  Otros trabajos de diseño web